mudanza de copas y vasos

Cómo embalar la vajilla en la mudanza

Cuando llega el momento de empacar, es probable que la vajilla sea una de tus mayores preocupaciones; cómo no va a serlo, si las piezas suelen ser tan frágiles. Es por ello que hoy te enseñaremos cómo embalar vajilla sin temor a que se rompa en el transporte.

Cómo embalar cristal: copas y vasos

Cuando tienes que embalar cristalería para mudanza, el papel puede ser de gran ayuda. Las empresas especializadas en mudanzas, como es el caso de Mudanzas Reva, utilizan un papel especial que es ideal para este tipo de embalajes; sin embargo, tú puedes emplear papel periódico para proteger tu vajilla.

Lo fundamental al embalar cristalería para mudanza es que las piezas no se rocen entre sí. En este sentido, te recomendamos separar cada elemento con una hoja de papel, a la que darás varias vueltas y plegarás bien. Además, en la caja debes introducir las de mayor peso primero; si en una misma caja irán embalados vasos y copas, por lo general irán primero los vasos.

Por otro lado, antes de meter cada pieza es recomendable colocar en el fondo de la caja algunos papeles arrugados que funcionen de colchón; cada una de las piezas se introduce de forma vertical y después se rellenan los espacios libres con más papel. Si vas a colocar más piezas encima, deberás hacer otro colchón de papel sobre las primeras.

Finalmente, solo debes rellenar los huecos restantes con más hojas y precintar la caja con cinta adhesiva o de carrocero. Una vez que sabes cómo embalar cristal, puedes usar este mismo procedimiento para la mudanza de botellas y otros objetos de cristal alargados. Además, todavía tienes la opción de emplear coperos o cajas con separadores.

mudanza de vajilla

Cómo embalar platos

Embalar vajilla no es muy diferente en el caso de los platos, también necesitarás cajas de cartón y hojas de papel periódico. Al igual que los vasos y las copas, la caja donde transportarás los platos debe tener papel en el fondo del soporte a modo de colchón.

El proceso consiste en envolver el plato con el papel, colocar otro plato encima, cubrirlo de la misma manera y luego envolver ambos platos con más papel; así seguirás envolviendo los platos por pareja.

Para meterlos en la caja, deberás introducir cada pareja de forma vertical, colocándolas unas junto a otras. Bajo ninguna circunstancia empaques los platos en sentido horizontal, aunque parezca la forma más fácil; si por error se deja caer la caja, el peso de los platos apilados uno sobre el otro podría causar que algunos se rompan.

Por supuesto, no te olvides de rellenar los huecos libres con más papel, el cual recomendamos que arrugues para que queda acolchado. Cuando hayas terminado, cierra la caja y añade cinta adhesiva para poder transportar tu vajilla; lo mejor es marcar la caja para saber cómo posicionarla durante el transporte, además de etiquetarla como frágil para que sea transportada con cuidado.

Un último consejo es que, para facilitarte el trabajo de desempacar, nombres cada caja con el contenido. De este modo, podrás saber dónde colocarlas una vez lleguen a su destino; por supuesto, este es un consejo para la mudanza en general y no tiene por qué limitarse al embalar vajilla.

¿Necesitas contratar un servicio de mudanza?

Con estos simples consejos, tu vajilla se encontrará protegida durante la mudanza. Sin embargo, contratar un servicio especializado puede ser lo mejor para asegurarte de que tus pertenencias lleguen a salvo a su destino. De cualquier manera, ya sea que decidas encargarte del embalaje o contratar a alguien, puedes contactar a Mudanzas Reva para garantizar un buen transporte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *