contrato de una mudanza

Contratos de mudanza

Contar con una empresa especializada en mudanzas puede ser la mejor opción si quieres que el proceso sea rápido y eficiente. Sin embargo, no puedes olvidarte del contrato de mudanzas para evitar malentendidos durante la misma; en Mudanzas Reva te decimos cómo hacerlo.

¿Qué es un contrato de mudanza?

Como era de esperarse, es el documento donde la empresa que hayas contratado y tú establecen las condiciones de la mudanza. Este documento evitará malentendidos entre ambas partes y puede utilizarse como evidencia para cualquier reclamo.

Por un lado, el cliente se compromete a pagar el traslado de los bienes y a realizar el pago en las condiciones establecidas en el contrato. Del mismo modo, no podrá cambiar el número de enseres, la dirección de origen o de llegada, ni la fecha establecida.

En cuanto a la empresa, la misma se compromete a encargarse del traslado y los otros servicios acordados (como el embalaje), proveyendo tanto los medios técnicos como humanos. Además, será la encargada de solicitar los permisos de mudanza pertinentes. Por supuesto, también se compromete a garantizar la integridad de tus bienes materiales.

Con un contrato de mudanza a la mano, te cuidas de las empresas piratas. La empresa no podrá desaparecerse después de haber cobrado el adelanto y podrás reclamar en caso de que extravíen tus pertenencias u ocasionen daños materiales. Si la empresa de mudanzas se niega a firmar un contrato, algo no anda bien y lo mejor será buscar otro transportista.

mudanzas con contrato

¿Qué debe incluir este contrato?

Los contratos de mudanzas pueden incluir más o menos información, pero nuestra recomendación es que no dejes ninguna de las siguientes cláusulas por fuera. Si te pones en contacto con Mudanza Revas para que nos encarguemos de la mudanza, estos son los elementos que se incluirán en el contrato.

Datos de ambas partes

Aunque puede parecer algo obvio, los datos tanto del cliente como de la empresa deben estar correctamente escritos en el contrato; deberá incluirse el nombre o razón social, así como el domicilio. Cualquier error en la transcripción de tus datos, te impedirá constatar que eres el beneficiario en caso de algún problema.

En cuanto a la empresa, además de los datos anteriores, también deben incluir su identificación fiscal. De esta manera, podrás constatar que se trata de una empresa registrada legalmente y evitarás ser víctima de estafas.

Servicios contratados

Las empresas de mudanzas no ofrecen solo el servicio de transporte; sin embargo, no hay una norma general respecto a qué constituye una mudanza. En este sentido, es posible que en el servicio esté o no incluido el embalaje del mobiliario o el montaje en el nuevo espacio. Lo mejor es que se especifique la naturaleza de los servicios contratados para evitar confusiones.

Origen y destino

Es importante que especifiques en el contrato la dirección completa de ambos inmuebles; incluso puedes agregar referencias y/o un mapa para hacerlo más claro. De esta manera, podrán evitar contratiempos porque la empresa puede trazar la ruta previamente y optimizar los tiempos. Ten en cuenta que no podrás cambiar la dirección una vez firmado el contrato.

Mobiliario

Si no especificas con antelación la cantidad y la naturaleza de los objetos a transportar, podría entorpecerse el proceso e incluso incrementar los costos de la mudanza; este es un problema bastante común. Es por ello que debes realizar un inventario de los objetos que llevarás a tu nuevo domicilio, especificando su nombre, número y, de ser posible, peso y medidas.

Presupuesto

Como era de esperarse, el monto a pagar por el servicio es uno de los elementos indispensables en el contrato de mudanza; si el precio total está especificado en el documento, evitarás que la empresa haga cobros adicionales. Nuestra recomendación es que la empresa visite tu domicilio con antelación para que pueda ofrecer una estimación exacta.

contrato para las mudanzas

Garantía y seguros

Muchas empresas de mudanzas contratan seguros para proteger la mercancía de sus clientes; sin embargo, debes saber que no suelen tener una gran cobertura. En este sentido, debes verificar en el contrato qué garantías ofrece el seguro, cuál es el monto destinado y cuál es el procedimiento a seguir en caso de alguna pérdida material.

Desistimiento

En caso de anular el servicio, el contrato debe indicar cuál es la indemnización que deberás pagar para compensar los perjuicios ocasionados a la empresa. Por lo general, se tratará de un porcentaje de la señal entregada para reservar la fecha, pero el monto final dependerá de la antelación con la que se cancele el servicio.

Plazo de reclamaciones

Como indicamos anteriormente, contar con un contrato de mudanza te da derecho a hacer reclamaciones. Sin embargo, el contrato también debe indicar cuál es el plazo máximo para hacer reclamaciones después del momento de desembalaje; en ocasiones puede vencer inmediatamente, pero también podrían otorgarte algunos días extra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *