mudanza con perro

Mudanza con mascotas

Si crees que la mudanza es estresante, para los animales lo es mucho más. A ellos les gusta la rutina y suelen ser territoriales, por lo que podrían sentirse perdidos y angustiados. Por fortuna, algunos de estos consejos podrían ayudarte a hacer la mudanza con mascotas más llevadera.

Cómo hacer una mudanza si tienes mascotas

Puedes facilitarle la mudanza con mascotas al ajustar algunos pasos del proceso a sus hábitos, pues lo esencial es que se sientan cómodos. Ya sea que hagas una mudanza con perro o con gato, será mucho más sencillo si ves esto como un proceso de tres partes.

mudanza con mascotas

Semanas antes de la mudanza

  • Reafirmar que nuestra mascota lleva placa: aunque siempre es necesario que el animal lleve placa, es habitual no considerarlo necesario en nuestro vecindario; sin embargo, en un nuevo lugar debemos contemplar que podría perderse y es necesario asegurarnos de que nuestros datos están visibles. De igual forma, conviene implantarle el microchip.
  • Habituar a nuestra mascota al transportín: si la mudanza es muy larga y la mascota no está acostumbrada al transportín, el estrés podría ser mayor. Para habituarlo al transportín, mete dentro sus juguetes, su manta favorita y/o el cojín de su camita y hazlo entrar de a ratos con antelación.
  • Habituar a nuestra mascota al embalaje: es normal que las mascotas se pongan nerviosas cuando sacas las maletas para un viaje, ya que suelen asociarlas con el abandono; en este sentido, les resultará estresante si la casa se llena de cajas y maletas de forma repentina. Lo mejor es acondicionarlos sacando algunas cajas y maletas poco a poco.
  • Dejar que conozca el nuevo hogar: si harás una mudanza con animales, es recomendable llevarlos a pasear por la zona de la nueva casa y –si es posible– pasar un rato dentro del nuevo hogar. De este modo, el lugar le resultará familiar y el shock de la mudanza será menor.
  • Conservar rutinas: aunque la mudanza afecte nuestros horarios, es importante no cambiar el del animal. El proceso de mudanza debe ser normal para la mascota, conservando sus horarios de comidas y paseos.
  • Guardar juguetes, mantas y camas sin lavar: sabemos que es importante lavar la cama y los juguetes con regularidad, pero no lo hagas los días anteriores a la mudanza. Estos son sus recuerdos y tenerlos en un lugar desconocido puede ser reconfortante y hacerlos sentir seguros.

Durante la mudanza

  • Dejar con un cuidador o familiar a nuestra mascota: debido al movimiento de las cajas y los muebles, el momento del traslado suele ser el más estresante de la mudanza. Si nos es posible, es conveniente dejar a la mascota con alguien de confianza para que no esté presente durante el traslado.
  • No estresar a nuestra mascota: en caso de que no podamos dejarla con nadie, entonces hay que tratar de alejarla lo más posible del caos de la mudanza. Lo más fácil es mantenerla en una habitación apartada donde pueda estar tranquila.
  • Nuestra mascota debe ser la última en llegar al nuevo hogar: para evitar que la mascota sienta cambios repentinos, lo mejor es trasladarlo cuando ya el nuevo hogar está amueblado, evitando el estrés de los animales en la mudanza.
  • Ayudar a nuestro animal a la adaptación del nuevo hogar: antes de ir a recoger a tu mascota, puedes ocultar juguetes o premios como golosinas en distintos sitios del nuevo hogar; así, el animal se entretendrá al llegar y le será más fácil familiarizarse con el lugar.

Una vez terminada la mudanza

Cuando hemos hecho el traslado y la mascota ya está en el nuevo hogar, es normal pensar que la mudanza con mascotas se acabó. Sin embargo, hay que recordar que aquí recién comienza el proceso de adaptación. Para procurar su bienestar, sigue las siguientes recomendaciones.

  • Dejar que nuestra mascota huela todo: esto es parte del proceso de exploración, déjala que conozca todas las habitaciones, muebles y escaleras; durante los primeros días será normal que se orine por los nervios y no hay necesidad de reñirla, a menos que lo siga haciendo.
  • Ser paciente: si es una mudanza con perro, es probable que durante los paseos quiera detenerse en cada esquina y rincón, ya que estará olfateando nuevos lugares; también es normal que orinen más de lo habitual para marcar su territorio.
  • Marcar sus zonas: por supuesto, desde el primer momento deben marcarse las reglas sobres los lugares en los que puede estar y en los que no. Al enseñarle cómo comportarse en el nuevo entorno, la norma general es conservar las reglas que tenían en el domicilio anterior.

¿Necesitas un servicio de mudanza para que tu mascota pase más tiempo contigo en la época de mudanza?

Hay que notar que parte del estrés de los animales en la mudanza se deriva de la poca atención que le dedican sus dueños; es normal, ya que suelen estar ocupados empacando. Por ello, tal vez sea conveniente contratar un servicio de mudanza y así pasar más tiempo con nuestra mascota; le evitarás el caos de las cajas y el proceso será más llevadero para ella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *